“NUESTRA PRODUCCIÓN RESPETA, GARANTIZA, PROTEGE Y DEFIENDE LA NATURALEZA Y EL MEDIO AMBIENTE”

En Shoecolgogy tenemos una filosofía ecológica, acorde con el tipo de calzado que fabricamos y la forma de producirlo.

Nuestro proceso productivo es respetuoso con el medio ambiente de principio a fin, usamos materias primas ecológicas, tanto en los tejidos empleados en nuestros diseños, como en los materiales empleados en la suela de nuestro calzado (caucho natural), empleando también papel y cartón reciclado para las cajas, sin el uso de ningún material nocivo para la salud, llevando a cabo con estas acciones un proceso productivo respetuoso con el Medio Ambiente.

PRODUCCIÓN

Nuestro sistema productivo se basa en el Sistema de Vulcanizado. Este modelo de fabricación en la actualidad estaba prácticamente en desuso, y desde Shoecology, lo hemos recuperado y le hemos añadido los últimos avances tecnológicos, ya que este sistema de producción nos permite por sus cualidades ecológicas, llevar a cabo nuestra producción de un calzado sostenible, dotándolo de una gran calidad final.

MATERIAS PRIMAS

El calzado Shoecology tiene como materias primas principales los Tejidos Naturales y el Caucho.


Los Tejidos
empleados por Shoecology, tienen que cumplir los requisitos marcados por nuestra filosofía de empresa, por lo cual siempre deben de ser tejidos naturales, a la par de ser las últimas novedades en el mercado, lo que garantice que nuestro calzado además de respetar el Medio Ambiente, posea un gran diseño y calidad.

Por otra parte tenemos el caucho, proveniente del árbol del caucho, es de máxima calidad. El caucho es la parte esencial en nuestro calzado, pues uniendo la calidad y atributos de este, a nuestro proceso productivo, nos permite la fabricación de un calzado transpirable, en el que la comodidad y la flexibilidad son máximas, ingredientes indispensables para fabricar un calzado de calidad.


El sistema productivo, reactivado e innovado por el creador de Shoecology, consiste en la unión de las dos materias primas, tejidos y caucho.Esta unión se lleva a cabo gracias a la maquinaría de la que disponemos en nuestra planta de producción, la cual después de rehabilitarla y añadirle numerosas mejoras nos permite añadir los tejidos a nuestros moldes a una temperatura específica, sobre los que se deposita el caucho para que mediante el calor y la presión se derrita y se adhiera al tejido, formando la zapatilla.

Todo este proceso se lleva a cabo sin el uso de productos químicos ni adhesivos, única y exclusivamente con la intervención del calor y la presión, obteniendo así un calzado muy ligero y flexible, con una comodidad máxima.